“Rosa Jiménez Ahumada, fue una docente estrella”, y proponen su nombre para nueva sede de UDC en Carmen de Bolívar

“Rosa Jiménez Ahumada, fue una docente estrella”, y proponen su nombre para nueva sede de UDC en Carmen de Bolívar

 

 

Momentos muy emotivos se vivieron este jueves durante la velación en cámara ardiente en la Universidad de Cartagena y el sepelio de la docente Rosa Jiménez Ahumada.

Sus familiares, amigos, compañeros de trabajo y personas del común sentían un nudo en la garganta al observar en un ataúd y no en un salón de clases a la profesora Rosa, como cariñosamente, la llamaban dentro y fuera de la institución.

El gobernador de Bolívar, Dumek Turbay Paz, el Rector de la Universidad de Cartagena Edgar parra Chacón, encabezaron el homenaje póstumo celebrado en el Paraninfo, que estuvo atiborrado, pero muy triste.

Allí fue oficiada una misa, se exaltó la memoria de la ilustre fallecida y se proyectó un corto vídeo, sobre su perfil.

El Jefe Jurídico de la Universidad de Cartagena, Angel Casij, amigo y compañero de muchos años de la profesora Rosa, dijo que el Alma Mater se encuentra muy golpeada, porque “Se nos fue una docente estrella, de vocación docente ciento por ciento y pertinencia con la Universidad”.

Dijo que adelantaba quizás el proyecto más tangible y visible en toda Colombia, sobre el posconflicto.

Manifestó que la mejor forma de recordarla es que la sede que se va a construir en el Carmen de Bolívar, se le llame Universidad de La Paz sede Rosa Jiménez Ahumada.

 

Tenia tres proyectos adelantando en la región de los Montes de María, un grupo Fuerza Montemariana, un proyecto con el Ministerio de Educación, otro con la Universidad Nacional y un tercero con recursos internacionales y recalcó que “Es un compromiso que debe asumir la universidad, para no olvidar el legado que dejó nuestra docente en materia de reconstrucción de paz y de trabajos en comunidad”.

Por su parte el docente y escritor David Lara, dijo que la profesora Rosa, era una mujer no solamente docente sino supremamente entregada a su trabajo social, era una persona que a través de la educación y la formación se enamoró de un territorio como el monteriano, en donde trabajo en la formación de líderes.

Puntualizó que esa formación de lideres la hizo también a través de cooperación internacional y en la formulación de proyectos, pero más allá de eso, está ese ser humano entregado, sin horario, sin ningún tipo de restricciones y solamente con  su inmensidad, su grandeza, su manera de acercarse a la gente y creo que es un legado, que la universidad debe procurar y aumentar.

Fotos cortesía: Rafael Zabala