Creer o creer, esa es la respuesta 

Creer o creer, esa es la respuesta 
Por: Jackeline Pájaro López, comunicadora social – periodista.
Aunque algunas cosas sucedan por accidente, por casualidades de la vida, la mayoría de ellas, por lo general, obedecen al fruto del esfuerzo, para aquellos que decididamente han elegido creer.
Creer en sí mismos, creer en los demás, creer en quienes no conoces mucho, creer en tu ciudad.
Creo que la fe mueve montañas y cuando hay deseos genuinos en el corazón no hay nada que los detenga.
Crecí viendo a unos padres creer, enseñándome que la constancia lo puede todo.
Esta columna va para aquellos que a pesar de las circunstancias creen y esa convicción los lleva a la acción. También va para aquellos que han optado por no creer y han recubierto el espíritu con una coraza inmune a las decepciones.
Creer es romper esa cadena de malas prácticas que se han ido apoderando de la ciudad, y que casi son aceptadas dentro de la cultura generando comportamientos propios de un sistema con valores resquebrajados. Yo le digo, a pesar de eso, crea y actúe, pero no se una al grupo de espectadores.
Piense en la última vez que creyó que algo era posible y lo logró, piense en lo que tuvo que pasar en su mente para que se activara en usted ese deseo que no tuvo vuelta atrás.
Pensemos en eso que como sociedad anhelamos y hagámoslo realidad.
Las creencias se reafirman con acciones, con mensajes y hoy yo lo invito amigo lector, a que recuerde sus mejores propósitos y muy especialmente aquellos que resultan realmente inspiradores pues contribuyen a que algo se transforme.
Mi noble e inquebrantable propósito es creer y actuar, creer en la gente y en que juntos podemos lograr muchas cosas, la lista será tan larga como usted se la pueda imaginar, pero por lo pronto quiero contribuir a que no dejemos en el olvido que Cartagena no será otra cosa que el resultado de nuestras acciones.
Comunicadora social – Periodista
MBA, especialista en Gerencia de la Comunicación organizacional