Desmembró a la tía y la guardó en una nevera. La víctima era de San Juan Nepomuceno, Bolívar.

Desmembró a la tía y la guardó en una nevera. La víctima era de San Juan Nepomuceno, Bolívar.

Con horror e indignación fue recibida la noticia, de un hombre que descuartizó a su tía y guardó parte de ella en una nevera en la tienda de unos conocidos, con el propósito de no pagarle un dinero que adeudaba a esta mujer oriunda de la población de San Juan Nepomuceno, Bolívar.

El abominable caso, como sacado de una película de terror, ocurrió en un apartamento del barrio Altos de Ríomar, un exclusivo sector del norte de Barranquilla, en donde gracias a un vigilante del complejo residencial, fue descubierto el macabro hecho, llevado a cabo por Jorge Eliecer Vélez Amador, sobrino de la señora Aracelis Amador de García.

El capturado, en plena audiencia de imputación terminó confesando el terrible crimen de su tía de 70 años de edad y pidiendo perdón por todo el daño que hizo.

Según se conoció,  el homicida quien le debía cierta cantidad de dinero a la tía, llegó el pasado viernes en medio de un aguacero al inmueble de la señora Aracelis, con la supuesta intención de rendirle cuentas.

Fue allí, en donde aprovechó para golpearla con un martillo en la cabeza hasta causarle la muerte, luego procedió a desmembrarla de brazos y piernas, la envolvió en bolsas plásticas y salió a llevarlos a la tienda de unos conocidos en el barrio El Recreo, en donde pidió que le guardaran el paquete en la nevera, ya que era carne de res que había comprado.

Sin embargo para el personal que vigilaba el complejo residencial se les hizo sospechoso tantas salidas de Jorge Eliecer y la ausencia de la señora Aracelis, quien continuamente dialogaba con ellos.

En una de las salidas, el homicida dejó la puerta del apartamento entreabierta y fue allí en donde ingresaron el vigilante y el administrador, quienes se encontraron con la terrible escena de la cabeza y partes del cuerpo de la víctima, envueltos en una alfombra manchada de sangre.

De inmediato dieron aviso a la policía que se hizo presente en el lugar y allí mismo capturaron al sobrino de la víctima, cuando llegaba a retirar más partes del desmembrado cuerpo.

Al llevarlo ante el juez, Jorge Eliécer, terminó admitiendo que sí fue el autor de este hecho, que había asesinado a su tía por problemas económicos y pedía perdón a Dios, a la familia, a sus primos y a la justicia.

El juez decidió dictarle medida de aseguramiento y fue enviado a la Penitenciaría El Bosque de la ciudad de Barranquilla, en donde quedará detenido mientras se realiza el juicio en su contra.