En medio de un supuesto “bandito” convocado por redes sociales, desmanes en el barrio El Campestre de Cartagena

En medio de un supuesto “bandito” convocado por redes sociales, desmanes en el barrio El Campestre de Cartagena

Habitantes del barrio El Campestre de Cartagena vivieron una noche de terror este martes, luego que se presentaran desórdenes públicos en medio de un supuesto bandito o gozón que por redes sociales convocaron unos jóvenes.

Al filo de las 8 de la noche , se habían hecho presente a una de las etapas del barrio, centenares de personas, que deambulaban de un lado en busca del aparente sitio de diversión y rápidamente hizo presencia de la policía.

Muchos al ver la llegada de los uniformados comenzaron a correr alocadamente en diversas direcciones para evitar ser alcanzados por los policías, que “comenzaron a repartir bolillo a diestra y siniestra”, dijo uno de los asustados residentes del barrio.

“No sabemos quienes convocaron a esa gente y esa gente lo que vino fue a traer problemas a nuestro barrio”, añadió otro de los asustados habitantes.

Algunos vecinos del barrio calificaron de muy desmedida la acción de la policía que llegó de inmediato dando “bolillazos” a quien se encontrara por delante, sin detenerse a mirar si esa persona participaba o no de los desórdenes.

En varios vídeos se observan cómo los uniformados que llegaron al barrio El Campestre recorrían en sus motos las calles y patearon rejas, puertas de viviendas y golpeaban a los supuestos revoltosos con sus bastones de mando.

Igualmente se aprecia cuando dos desconocidos, en plena calle y ante la mirada impotente y gritos de vecinos, atracaron  un joven y al parecer le causan una herida con arma blanca.

Algunas personas denunciaron que varios vidrios de vehículos y ventanas fueron reventadas por desadaptados sociales que comenzaron a lanzar piedras en diferentes direcciones.

En redes sociales comenzaron a cuestionar la forma como está actuando la policía, en los llamados banditos, que se han convertido en un dolor de cabeza para unos pero diversión para otros.

Han solicitado a las autoridades locales que hagan claridad sobre sí existe o no una orden para impedir que estas celebraciones se sigan realizando en Cartagena.