Descienden casos de Covid en Cartagena: 209 positivos y 3 muertos
21 julio 2021
Cartagena recibe la Feria Latinoamericana del Libro virtual y presencial
21 julio 2021

¡Ojo Cartagena! Liverpool perdió su condición de Patrimonio

El Colectivo de residentes Somos Centro Histórico de Cartagena hace un llamado de atención al Gobierno Nacional y a la Alcaldía de Cartagena, luego de conocer que Liverpool fue excluida del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO; lo que genera una tensión para nuestra ciudad, pues estamos en riesgo que esto pueda ocurrir con Cartagena.

Desde el Colectivo preocupa que aún el desarrollo del Plan Especial de Manejo y Protección (PEMP) del Centro Histórico no tenga un camino claro, sabiendo que ya la UNESCO, en reiteradas ocasiones, ha solicitado su elaboración. Sin embargo, es poco lo que las autoridades han avanzado para atender esas sugerencias. A ese ritmo, la situación de Liverpool se puede replicar en Cartagena y perder el título de Patrimonio de la Humanidad.

De suceder lo de Liverpool se generaría un impacto negativo no sólo para Cartagena, sino que también se vería afectada la economía local y la del país. El 30% del empleo de la ciudad es generado por el sector turismo, cuyo principal atractivo es el Centro Histórico. Serían consecuencias muy nefastas para la productividad y calidad de vida de los ciudadanos.

Estamos a un año para que Cartagena presente el documento PEMP al Comité Nacional de Patrimonio. El tiempo corre, por eso el Colectivo hace un llamado urgente a la alcaldía y al Ministerio de Cultura para reiterar la importancia que la ciudad tenga un PEMP, que cumpla con las solicitudes de UNESCO: incluir en esta herramienta medidas para frenar los cambios de uso de los inmuebles y la gentrificación.

Cabe recordar que UNESCO ha señalado que son varios factores los que ponen en riesgo la declaratoria de Cartagena como Patrimonio de la Humanidad. Entre ellos se destacan: uso intensivo del turismo; el despoblamiento, ya que el Centro Histórico ha perdido más del 80% de los residentes en los últimos 13 años; el cambio de los usos de los inmuebles; la carencia de un PEMP que dé respuesta a los cambios en las dinámicas sociales e inmobiliarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *