Diana Martínez, Asesora del Centro Histórico de Cartagena
25 octubre 2022
Legalizan predio en Pontezuela para estación de aguas residuales
25 octubre 2022

Prosperidad Social estimulará la economía popular

  • La entidad y la Universidad Externado organizaron un foro para discutir retos y propuestas para superar el hambre y la pobreza en Colombia.

  • Carolina Quevedo, decana de la Facultad de Economía del Externado, dijo que es inaceptable que 4,2 millones de colombianos sufran de desnutrición y que 13 millones tengan dietas diarias insuficientes

La directora de Prosperidad Social, Cielo Rusinque, dijo este martes que el plan del Gobierno Nacional para superar la pobreza está atado a estrategias para alcanzar la soberanía alimentaria y a la reactivación de las economías campesinas y populares.

Rusinque instaló el foro Superar Hambre, Superar Pobreza: Prospectivas y Desafíosque la entidad organizó en conjunto con la Universidad Externado de Colombia. “El plan instalará las bases para una política alimentaria nutricional humana y sostenible, pluriétnica y multicultural, que estará dirigida a los grupos más vulnerados”, dijo.

La entidad y las otras instituciones del Gobierno encargadas de abordar los retos expuestos en el foro promoverán la implementación de alimentos en casa para la población que sufre inseguridad alimentaria, y estimularán la economía popular. “Tenemos que implementar mecanismos de compras públicas a los pequeños y medianos productores de alimentos, erradicar la corrupción en los programas de alimentación escolar, e instalar un sistema de salud que promulgue la prevención y un sistema de educación que promueva entornos alimentarios saludables”, agregó.

La propuesta se articula con el diagnóstico que las y los panelistas presentaron frente a los retos y oportunidades para alcanzar la soberanía alimentaria y superar el hambre en el país. María Victoria Rojas, del Observatorio de Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional de la Universidad Nacional de Colombia, mencionó algunos de esos retos: “La masificación progresiva de la agroecología, la promoción de circuitos cortos y redes locales de alimentos y el apoyo decidido a los productores de alimentos a pequeña escala”.

La obligación de superar el hambre es inaplazable, dijo la decana de la Facultad de Economía del Externado, Carolina Quevedo: “No es aceptable que 4,2 millones de colombianos sufran de desnutrición y que 13 millones tengan dietas diarias insuficientes. El cambio climático, la falta de acceso a la tierra, la interrupción de la cadena de suministros, el encarecimiento de alimentos y los bajos ingresos pueden generar que estas cifras aumenten”.

Es, además, un trabajo que requiere de lectura compleja. Yadira Diaz, del Comité de Expertos en Pobreza del DANE, mostró cómo, en Bogotá, la inseguridad alimentaria afecta más a hogares con jefatura femenina, población con discapacidad y población negra, afrocolombiana, raizal y palenquera. “Hay que dirigir programas y acciones específicas a esos grupos”, dijo.

Laura Pabón, directora de Desarrollo Social del Departamento Nacional de Planeación, explicó que el derecho humano a la alimentación es una de las seis dimensiones propuestas para la construcción del plan nacional de desarrollo. Otra de estas dimensiones, economía productiva para la vida, está vinculada al trabajo por lograr soberanía alimentaria en el país. Las otras cuatro dimensiones son ordenamiento territorial, seguridad humana y justicia social, convergencia regional (para el cierre de brechas) y estabilidad macroeconómica.

Además del vínculo fundamental entre la superación del hambre y la superación de la pobreza, las y los panelistas coincidieron en la necesidad de fortalecer las redes de protección social y cambiar el enfoque de las políticas para la igualdad, para que respondan al enfoque de derechos humanos y a la defensa de los derechos sociales, económicos y culturales.

“Hay avances significativos y desafíos crecientes. Avanzamos en focalización y los subsidios han mostrado efectividad e inmediatez en atender situaciones cambiantes y condiciones inciertas, como la de estos recientes dos años. Pero la pobreza estructural debe romperse: se debe retomar la velocidad de reducción de la pobreza y modificar las condiciones de vida para sacar definitivamente a las personas de esa situación”, dijo Quevedo.

El Subdirector de Programas y Proyectos de Prosperidad Social, Carlos Chinchulla, concluyo al final del evento que : “Como gobierno debemos emprender un camino de transformar nuestras instituciones y organizaciones para que vayan en la dirección de la justicia, de la garantía de los derechos, que influyan positivamente en el carácter personal y social, a través de su ejemplo, de la eficacia de sus actuaciones, del poder al servicio de las gentes, de las mujeres, las comunidades lgtbiq+, los afros, indígenas y demás pueblos étnicos”.

El foro sirvió para conmemorar de forma conjunta el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza (17 de octubre) y el Día Mundial de la Alimentación (16 de octubre). Tuvo dos paneles: Seguridad alimentaria. Desafíos y prospectiva y Superación de la Pobreza. En el primer panel participaron Oscar Alfonso, docente de la Universidad Externado de Colombia; Alexandra Rivera, directora de Análisis y Diseño Estratégico de la Secretaría de Integración Social de Bogotá; y María Victoria Rojas, investigadora del Observatorio de Soberanía y Seguridad alimentaria y Nutricional de la Universidad Nacional de Colombia. En el segundo, participaron Laura Pabón, directora de Desarrollo Social del Departamento Nacional de Planeación; Yadira Diaz, del Comité de Expertos en Medición de Pobreza del DANE; y David Rodríguez y Mario Ospina, docentes de la Universidad Externado.